¿Qué hacer cuando mi poodle ladra mucho?

El ladrido no es más que una forma natural de comunicación que tienen nuestros amigos caninos. Cuando emiten este sonido con mucha frecuencia se vuelve molesto y el estímulo que provoca dicho ladrido también es constante, por lo tanto, si queremos atacar el problema primeramente debemos identificar cual es el motivo para sus ladridos. El ladrido también puede deberse a una costumbre que tú nunca corregiste cuando estaba cachorro por lo que ahora ya se vuelve incomodo cuando llegan visitas a tu hogar, en paseos, cuando juguetea con otros perros, entre otras situaciones que ocurran en su rutina.

Cuando mi poodle ladra

Tal vez te puede interesar: Como cuidar el pelo de un poodle Toy

La paciencia juega un papel importante en la erradicación de este sonoro problema que posee tu perro, sin embargo, si es necesario se debe consultar a un especialista en entrenamiento canino.

Ladridos de poodle

¿Que puede ocasionar los ladridos de mi perro?

Las causas pueden variar mucho, entre las más comunes se encuentran:

  • Soledad:

Los perros al igual que los humanos son naturalmente sociables, necesitan estar en permanente contacto con el entorno, en especial los hiperactivos.

  • Mal hábito sociable:

Esto puede verse tanto en perros solitarios como también a los que están en permanente compañía. Vemos como el perro le ladra a objetos inanimados (árboles, autos, etc.) esto se debe a que le posee miedo a esos objetos que son más grandes que él, por eso es muy importante que nuestro cachorro tenga contacto con su entorno, explore y se relacione con el ambiente.

  • Estrés:

Se produce por una insatisfacción de sus necesidades básicas, lo que se traduce a un fallo total por parte del dueño, al tratar de liberar todo ese estrés su ladrido se convierte en una de esas vías de liberación.

Como evitar los molestos ladridos de mi perro

¿Y qué debo hacer?

El paso número uno es contactar a un entrenador canino capacitado para que nos ayude a identificar la causa y solucionar el problema de nuestro perro.

Estos por lo general recomiendan:

  • Cuando se encuentre relajado acarícielo, con la finalidad de disminuir sus niveles de estrés y de ansiedad
  • Si le enseñaste el significado de la palabra NO, entonces míralo bien y utiliza la técnica cuando se encuentre ladrando al vacío.
  • Haz rutinas de ejercicios físicos con tu mascota para que pueda eliminar su carga de estrés por otra vía que no sean los ladridos.
  • En los lugares o acontecimientos donde el reine el miedo, procura estar lejos y márchate con tu perro en cuanto puedas.
  • No es necesario obligar a tu perro a mantener un contacto sociable con otras personas u otros perros, él lo hará cuando se sienta preparado; ya que esa actitud le genera estrés
  • Cuando inicies su rehabilitación llévalo a pasear a sitios tranquilos y sin sonidos estruendosos, en el momento que te des cuenta de una mejoría si puedes llevarlo a lugares con más actividad.
  • Deja que olfatee todos los rincones del espacio en donde se encuentre; este tipo de identificación reconfortará a tu mascota y permitirá sentirse cómodo en donde se encuentre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *